Mi primer vuelo en avioneta…


Mis ojos se abrieron mucho, muy grandes, en la pretensión de grabar cada milésima de segundo, cada instante, cada imagen, cada pálpito inesperado. Mi amigo Santi, experimentado piloto, me lleva al alto cielo azul, a contemplar, desde arriba, la vida, de otra manera.