DIA 2193: Viva en libertad…


Y ya dejó de preguntarse para qué se debía sentir bien o mal, ahora eso ya daba igual. La libertad, su palabra abanderada, seguía manteniéndose en la cima  de su vivir. Aprendía día a día a recordar lo mejor para que se volviera a repetir, mejorado por la experiencia del caminar. La soledad había dejado […]

DIA 2126: Recién abiertos los ojos…


Me gusta el amanecer por sus ojos de descubrir. Y por ende su Yang del atardecer me atrapa de vez en cuando para invitarme a perderme entre las garras de esa noche loca que un día compartí con su piel, su deseo, su arrime casi inhumano, plagado de instintos carnales envueltos en arrumacos de esa […]