DIA 485: La mar. Javier Domínguez


Jamás había sospechado que pudiera existir algo tan absolutamente hermoso sobre la faz de la Tierra…El inmenso e infinito océano se extendía ante mis ojos desorbitados mientras este pensamiento corría por mi mente exaltada. La gran masa de agua llegaba hasta el propio horizonte donde el Sol estaba apunto de ocultarse.

Por un momento cerré los ojos para disfrutar de la suave caricia de la brisa marina que alborotaba mis cabellos y de la bella canción del romper de las olas que tanto satisfacía mis oídos…

Pero lo mejor llegó cuando mis párpados de abrieron de nuevo y vieron el beso del Sol con el mar en el horizonte… El agua se había convertido en fuego y en el cielo bailaban haces de luz de amarillos y anaranjados colores. Era el espectáculo más asombroso que había visto jamás…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s