DIA 345: Ganaba las canicas para que ella las llevara en su bolsillo


Corría el año 1973 y mi única preocupación era ser el mas rápido jugando al rescate y que los policías no me cogieran.

En las carreras, dos vueltas a la Plaza de Chamberí, era raro que algún otro se llevara la gloria de entrar el primero.

En el colegio, apuntar con el tirachinas a algún compañero mientras el profesor apuntaba en la pizarra. Los fines de semana los pasábamos jugando a las chapas, el taco o “churro” y cuando nos cansábamos a perseguir chicas. Ellas iban delante, hablando y nosotros detrás, haciéndonos los graciosos e intentando llamar su atención.

Un día, sin darme cuenta, recibí un chinazo en la nuca de un compañero mientras el profesor apuntaba en la pizarra, corría como un loco para ganar a las carreras y en el rescate me dejaba la vida para salvar a las chicas que tenían los policías en línea en un árbol. Ya no me quería hacer el gracioso ni quería ir detrás de las chicas.

Se llamaba Marta, aún recuerdo su pelo y sus ojos. Estaba enamorado. Yo tenía 12 años y ella tenía 11. Nuestro amor se limitó a compartir el bocadillo, a ganar canicas para que ella las llevara en su bolsillo y a acompañarla a su casa a las 9 de la noche unos cincuenta pasos por detrás por si me veía su padre…pero aún la recuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s