DIA 43: El portero de Titanic


La historia de Raquel a muchos de vosotros os resultará cercana, porque os parecerá como si la hubierais vivido vosotros, son cosas inexplicables que ocurren y no llegas a saber nunca porqué ocurren de esa manera.

“Yo, era una chica normal, digo normal, porque el resto de mis amigas hacían lo mismo, salíamos al cine, hacíamos deporte, estudiábamos, y mientras terminábamos nuestra formación, nos buscábamos trabajos para sacarnos unas pelillas… repartiendo publicidad, en el Pryca de cajeras, haciendo alguna suplencia en una tienda… pero, todas y cada una de nosotras deseábamos con todas nuestras fuerzas que llegara el fin de semana. Siempre quedábamos en casa de alguna al mediodía, y comenzaba el ritual de salida.

¿Qué me pongo?, ¿cómo me peino?, “sombra aquí y sombra allá”, como la canción de Mecano, sí, sobre todo revisión de tarjetas para ver dónde teníamos copas gratis, o había alguna fiesta con 2×1… eso el ¿dónde?. Por fin llegaba la hora de salir, todas como perfectas divas, preparadas para el ataque. Llegábamos, me gusta este, me gusta aquel, ese para mi, ese para ti. Teníamos un pacto de no intrusión en el “chico” de las otras, como perfectas cazadoras, cada una marcaba su pieza, intocable para el resto, y ¡a por él!.

Yo, desde el día que crucé el umbral del Titanic, marqué mi puesto. ¿Porqué?, por cómo me miró, por cómo indicó con su brazo que pasara para dentro, por cómo me hablaba y porque un día me dijo: ¿quieres quedar conmigo para tomar un café fuera de aquí?. Imaginaros la escena en el autobús de vuelta a casa, todas mis amigas gritaban: ¡te ha pedido salir, tía, lo has conseguido, el portero de Titanic, ahora ya si que pasamos gratis todos los findes!.

Salimos al menos durante un año según mi recuerdo llega a alcanzar. Quedábamos y nos íbamos como todos los novios al cine, al teatro, a comer por ahí juntos, el ganaba pasta y no había problema por mi escueta economía de estudiante. Pero, llegó un momento en que me cansé de no llevar una vida normal. El fichaba a las 10 de la noche en la discoteca y le daban las 5, las 6 de la mañana, todas las tías le entraban para conseguir entrar por la cara, no podíamos salir a cenar y bailar como cualquier pareja de novios y un fin de semana decidí no volver más a Titanic. Hice cambiar la ruta a mis amigas, que me decían que era tonta, que el estaba super enamorado de mi, pero, yo solo pensaba que ¡qué tipo de vida me esperaba a su lado!.

Dejé de ver a mi Fernando, a mi portero de discoteca, por amigos comunes sé que le dejé destrozado, que le costó mucho rehacer su vida, yo sin embargo con 19 años me fui de mi casa, hice la maleta y me largué a compartir casa con mis amigas, pronto me enamoré de nuevo y me casé. Nunca volví a saber de él, pero al cumplirse 20 años de nuestra historia de amor, de pronto me acuerdo de él, y tengo una necesidad imperiosa de llamarle. En esos 20 años no le había vuelto a recordar y ¿ahora? necesitaba llamarle, que cosa más rara.

Marqué su teléfono, claro el de casa de sus padres, porque cuando salíamos vivía con ellos, asombrosamente me acordaba perfectamente del número. No tenía ninguna esperanza de poder hablar con él, había pasado tanto tiempo… seguro que vivía en otra casa, quizás en otra ciudad.

Cogió el teléfono su madre, que se acordaba también de mi, y le hizo mucha ilusión hablar de nuevo conmigo, pero me dijo que lamentaba darme malas noticias. El día anterior se había casado y estaba ya en su Luna de Miel. La mujer que eligió tenía 2 hijos como yo, estaba divorciada, como yo, y había estudiado psicología… (yo siempre había deseado tener a mi lado a alguien con estudios de psicología…) por supuesto las discotecas ya ni verlas.

Me quedé perpleja, y empecé a pensar, y ¿si hubiera llamado dos días antes?, ¿hubiese trasformado nuestros destinos?… ¿le había dejado tan marcado para hacerle estudiar psicología?, ¿había seguido mi destino y buscabaalguien que tuviese mi misma vida, son muchas casualidades ¿no?. Demasiadas creo yo… Pero, who knows?, that´s the way it has to be”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s