DIA 35: Amor a primera apariencia


Volvemos al método tradicional, historia compartida con una gran amiga, tras una comida… pero esta vez una muy especial, de celebración de Navidad, tan típica de las fechas en las que nos encontramos, y que no sé si sobreviviré. Porque la Navidad, is the best time of the year!.

Desarraigo, desilusión, dolor, pena, incomprensión… todo superado… pero, algo queda, siempre queda algo. Mi amiga L, dedicó su infancia y su vida a la gimnasia deportiva llegando a competir a nivel nacional.  Y en sus entrenos fue donde conoció al amor de su vida. Fuerte, grande, protector, mayor que ella, impresionantemente bello.

Ella, joven, tan solo 17 años, dulce, tierna, llena de ilusión, color y luz… y decidió unir su vida a él para siempre. Pero, siempre como decían en “Leyendas de Pasión”, resultó ser demasiado tiempo. SIEMPRE, se esfumó.

Se casaron, los padres de ella les compraron su casa y ella se dio en cuerpo y alma al que decidió le acompañaría para siempre, ¡qué manía!, SIEMPRE RESULTO SER DEMASIADO. Me detallaba L, “al dejar la gimnasia a los 19 años, entré a trabajar en una multinacional enorme en un puesto de mucha responsabilidad. El era escolta. Llevábamos una vida muy ajetreada, el con sus horarios intespectivos, turnos agotadores escoltando a personajes muy importantes. Yo viajando sin parar para promocionarme en mi trabajo.

La confianza era la máxima en nuestra unión, inocente de mi, jamás puse en duda ninguna de sus salidas, de sus viajes, de sus turnos… como él tampoco hacía conmigo. Yo veía nuestra vida como algo normal, muy entra y sale, pero normal, no tuvimos hijos”.

¿Cómo descubriste su infidelidad L?. “De la manera más rocambolesca que te puedas imaginar. Me dijo que se iba a esquiar con un amigo, y bueno… como en otras ocasiones que se iba. Yo con mi gran cantidad de trabajo, no puse ningún tipo de impedimento. Pero, el sábado que me pongo a colocar un poco la casa, abro el armario del pasillo y se me cae encima mi equipo de esquí al completo, pensé que con las prisas de salir se había dejado todo desordenado, y de pronto descubro que sus botas de esquí estaban en el armario.

A su vuelta le pregunto: “no veas, ¡qué lío! se me han olvidado, tuve que alquilar unas!”- me contestó. Entonces lo vi en sus ojos, algo había cambiado, o a lo mejor había sido hacía mucho tiempo y no había querido verlo hasta ese momento: ME ESTABA MINTIENDO. A partir de ahí, todo fue de mal en peor, yo intenté salvar la relación de forma desesperada, le compré un equipo de música, hasta una super moto, organizaba cenitas románticas en casa y fuera a diestro y siniestro… pero un día, me confesó que había conocido a otra y que llevaba más de tres años viviendo con ella.

Solo pudieron salir unas palabras de mi boca, “fuera de mi vida, fuera de mi casa”. Se quedó con la moto, con el equipo de música, con las cenas románticas… y con la mitad de la casa que habían pagado mis padres y con algo más importante: Se llevó mi juventud, mis ganas de vivir, de sentir, de ser feliz… que me ha costado mucho recuperar. Ahora gracias al destino, que no ha sido tan cruel conmigo, conocí a mi actual pareja con la tengo un precioso niño, y ha conseguido que esta historia pertenezca al pasado. Se acabó, hoy soy FELIZ, y puedo gritarlo en alto. Pero, un primer amor, como tal, no sé si sabría relatarte”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s