DIA 11: ANA GARCIA OBREGON


No es que la Obregón me haya concedido una entrevista en exclusiva para “prestarme su primer amor”, no, que va. Es que el otro día salió en la tele en el programa de la Campos, “Que tiempo tan feliz” y tras tres horas de programa interrogándola todos los invitados, me veo en la facultad de “robar” el primer o al menos, el amor más importante para Ana. Y si no acierto, pues, el blog es público y le invito a verter un comentario cuando quiera. (¿os imagináis que esto llegara a sus oídos?) ¡qué ilusión si sucediese!.

Parece ser que el primero, intuyo que sería el de Miguel Bosé, porque tanto por un lado, como por el otro, reconocen que se enamoraron como dos tortolitos y recuerdan ese momento como el más feliz de sus vidas, ese primer amor inexperto, inocente, lleno de ternura y pasión. Luego tuvo otros novios, que todos sabemos más o menos, como Lecquio, Jorge Juste… u otros que nadie conocemos y la prensa no habra logrado descubrir.

Incluso se habló de los amores que han querido “colocarle” como Julio Iglesias, que como dijo ella en el programa jamás, que era como su padre, que la acogió durante dos años en Miami, como favor a su padre, para que cuidara de ella. Los couchés rosas, también le asignaron a  “Paquirri” y “Severiano Ballesteros”, cosa que ella negó en rotundo. Hasta el príncipe Alberto de Mónaco de Mónaco. Vamos, que ¡se partía de la risa!.

Pero, llegó el momento de recordar a una persona que pasó por su vida, alguien muy especial que hizo que Ana se derrumbara por completo, no era capaz de articular palabra y las lágrimas recorrieron su rostro, a punto de arrastrar rimel y maquillaje sin compasión.

Y me quedo para mi blog y para todos los que me seguís, con una frase que dijo, que fue la que me determinó a guardarle a Ana un rinconcito aquí. “CUANDO DOS CORAZONES SE ENCUENTRAN, ES PARA SIEMPRE”, y yo añado: “si ese corazón se aleja de tu lado ya nada es igual, la vida sigue… pero, ya nada será igual”.

Nos contó algo así: “Conocí a Fernando Martín en una fiesta privada que dió Julio Iglesias en su casa a la Selección de Baloncesto en honor a la medalla de plata olímpica que habían logrado. Julio le dijo que se escondiera en una habitación y ella desde allí “le vió” y ya nada fue igual, según contó, “mi mundo comenzó a girar en torno a él, lo dejé todo en Miami, todos los proyectos, me vine a España dispuesta a pasar el resto de mi vida junto a Fernando. El pidió que nos presentaran y…”, ya no pudo seguir hablando, una pena inmensa la invadió y no pudo continuar.

Se veían a escondidas en Madrid y cuando la prensa lo descubre Fernando no aguanta la presión y lo tienen que dejar. Justo cuando andaban buscando volver, porque no podían pasar el uno sin el otro, el desenlace fatal que todos conocemos. Fernando nos dejó, todos le admiramos y se nos fue una gran persona, un deportista excepcional. Pero, para Ana, fue peor.

Algunos que les conocían, cuentan que Fernando conducía para ir a ver a Ana, cuando ocurrió el accidente. No lo se, pero tampoco importa, porque ya nadie lo puede saber. Me quedo con la frase de Ana “cuando encuentras a tu corazón, ya no hay otro en el mundo… una vez que llega el amor es para siempre”.

Le deseo a Ana que encuentre otro corazón que le de al menos un pedacito de plenitud como la que reconoció le dió Fernado. Mientras su corazón, su amor, su vida, se reflejan en su “Gran Amor: su hijo”.

Anuncios

2 Replies to “DIA 11: ANA GARCIA OBREGON”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s